FAQ - Preguntas más frecuentes

¿Puedo enviar imanes por correo?

Sí, siempre y cuando hayan sido empaquetados correctamente. Para ello, tiene tres posibilidades a su disposición:
  • Colocar los imanes de manera antiparalela.
  • Aumentar la distancia entre los imanes y el paquete
  • Proteger los imanes con chapas de hierro
Índice
Si el paquete es enviado por avión se deberán cumplir reglas especiales. Véase envío por avión.
Si el paquete es enviado por correo convencional por tierra, se cumplen las reglas del servicio postal. Éstas son diferentes en cada país y no existen normativas en lo relativo al envío de imanes.
Sin embargo le recomendamos tener en cuenta algunas reglas cuando realice un envío, ya que un empaquetado incorrecto puede conllevar problemas. Puede deteriorar el contenido de otros paquetes (tarjetas de crédito, discos duros, monitores, etc.) o provocar daños en los equipos de clasificación. Su paquete también podría quedar colgando en algún elemento metálico y el contenido podría resultar arrancado.
Para evitar estos daños deberá empaquetar correctamente. Para ello le proponemos tres posibilidades, que podrá emplear por separado o en combinación:

Distribución de los imanes

Si desea enviar varios imanes, puede reducir el campo magnético significativamente si coloca los imanes en el paquete de la siguiente forma. Dos o más imanes deberán estar colocados de tal forma que la mitad de ellos estén en paralelo a la otra mitad, haciendo que los polos apunten en direcciones opuestas.

Si p. ej. quiere enviar 50 discos magnéticos de 10 mm de diámetro y 3 mm de alto verá que los imanes se ordenan casi solos formando una "barra" de 50 x 3 = 150 mm de longitud. No envíe la barra así sin más, sino que deberá partirla en dos mitades de manera que 25 imanes queden con el polo norte apuntando en una dirección y la otra mitad con el polo norte apuntando en la otra. De esta forma, los imanes quedan "cortocircuitados" y el campo magnético del paquete queda prácticamente sin esfuerzo reducido a casi cero. Naturalmente también se pueden ordenar cuatro, seis o más "barras" en paralelo.
Si solamente quiere enviar 2 imanes, puede suceder que esta distribución no sea estable, o sea que los imanes no quieran permanecer en esta posición antiparalela. Acercando los imanes a un trozo de metal - uno con el polo norte hacia la chapa y el otro con el polo sur hacia la chapa - se puede estabilizar la posición de éstos y el "cortocircuito" magnético será incluso mejor gracias a la chapa.
Varias esferas magnéticas pueden ser ordenadas en círculo para neutralizar el campo magnético.
El truco radica en que la misma cantidad de polos norte y sur apunten cada uno en una dirección.

Crear distancia

La intensidad de un campo magnético se reduce rápidamente con la distancia. Por ello es aconsejable hacer un paquete lo más grande posible y colocar los imanes en el medio. Rellenar el espacio con papel, corcho, cojines de aire, cartón, o madera no tendrá ningún efecto. Con excepción de chapa de hierro, los otros materiales no suponen una barrera para los campos magnéticos y sólo la distancia conllevará a una reducción del campo.
Naturalmente se deberán fijar los imanes para que durante el transporte no se desplacen hacia los lados del paquete. Por ello se desaconseja el envío de imanes grandes en un sobre, ya que la distancia al exterior es muy pequeña.

Apantallamiento con chapa de hierro

Si lo métodos "sencillos" para neutralizar los campos no son suficiente, queda la opción de realizar un apantallamiento con chapa de hierro. Una chapa de hierro puede p. ej. ser doblada alrededor de un imán grande. No es necesario que la chapa y el imán estén en contacto directo, pero es importante que la chapa provoque un "cortocircuito" magnético que vaya p. ej. del polo norte al sur del imán. Una chapa en el polo norte y otra en el polo sur, sin que éstas estén en contacto no producen prácticamente ningún apantallamiento. El apantallamiento ideal se realiza con una caja metálica que encierre por completo el imán. Cuanto más potente sea el imán, más gruesa deberá ser la chapa para que no entre en la zona de saturación y pueda provocar el "cortocircuito magnético".

Test con clips

Para comprobar que un paquete no es demasiado magnético, se debería medir la superficie por todos los lados con un teslámetro y así definir los valores exactos. En la práctica esto no siempre es posible. Un test es el de los clips:
Se acerca un clip al paquete y no debe permanecer adherido sino que debe caerse desde cualquier lado. Si se quiere ser más exigente aún, se puede girar el paquete, p. ej., unos 45 grados y comprobar que el clip se desliza por toda la superficie. Un paquete que haya sido probado de esta manera no debería dar problemas durante el transporte.

Envío de tipos de imanes diferentes

Las distancias mínimas entre los diferentes tipos de imanes se deben respetar durante el transporte para evitar la desmagnetización mutua:
Ferrita Neodimio AlNiCo
Ferrita - 22 mm 0 mm
Neodimio 22 mm - 43 mm
AlNiCo 0 mm 43 mm -

Hacia arriba