• Atención al cliente en 4 idiomas
  • Más de 220 000 pedidos al año

Abrebotellas de pared

con recolector de chapas magnético, accesorios de montaje incluidos


Cód. artículo M-40
UV 1 Set
Precio
1 set 30,15 EUR/set
incl. 20% IVA gastos de envío aparte

30,15 EUR

incl. 20% IVA gastos de envío aparte

Elija la variante que desee.

Elegir

Cantidad de sets

Descripción

Este abrebotellas magnético no solo atrae las miradas mágicamente: las chapas se quedan pegadas a la trampa magnética (placa metálica con imán en el dorso). Hasta 60 chapas se pueden acumular debajo del abridor. A partir de la tercera caja de cerveza, es cuando el abrebotellas de pared llega a su límite (magnético).

Se monta en un pispás: con dos tornillos se fija el abrebotellas de pared y con otros dos la placa con los potentes discos magnéticos. Se debe colocar unos dos o tres dedos por debajo del abridor. A la placa se adhiere la otra placa metálica incluida. Todo lo que entre en contacto con los imanes se convertirá en magnético. De esta manera, las chapas no solo se adhieren a la placa, sino también entre sí.

Contenido:

  • Abrebotellas de pared de hierro fundido
  • Trampa magnética: 3 potentes discos magnéticos montados en una placa pequeña
  • 4 tornillos y los tacos correspondientes
  • En el modelo «Cerveza»: un letrero metálico con una cerveza impresa (11 x 8 cm) y lámina protectora opcional
  • En el modelo «Acero inoxidable»: una placa de acero inoxidable (11 x 11 cm)

Especificaciones técnicas

Cód. artículoM-40
Made inAlemania
MaterialHierro fundido
Peso470 g/set
Decida usted mismo: ¿conservar el montón de chapas o tirarlo después de la fiesta? ¡En el primer caso, deberá hacerse sin lugar dudas con un árbol cervecero! En el segundo caso, basta con que separe la placa metálica grande de la placa magnética pequeña para que las chapas caigan directamente en el cubo de basura.
Una pareja imbatible para la próxima fiesta: el abrebotellas magnético combinado con el árbol cervecero pequeño o grande. Las chapas más feas acaban en la basura después de pasar por la placa metálica, las más originales se acumulan en el árbol cervecero y se muestran con orgullo.