• Muchas valoraciones positivas
  • Más de 35 millones de imanes en stock

Soporte para pañuelos cosméticos

Uso vertical de prácticos pañuelos cosméticos
Autor: Philippe FAURE, Avignon, Francia
En línea desde: 21.06.2011, n.º de visitas: 81652
Las cajas de pañuelos están pensadas para usarlas sobre superficies.
Para ahorrar espacio, queríamos levantar la caja y usarla en vertical, p. ej., sobre un soporte. Por desgracia, la superficie lateral de la caja es muy inestable y, conforme se va vaciando, resulta más difícil sacar pañuelos sin que se vuelque (véase foto).
El uso de sus imanes nos sirvió de ayuda, y no solo en uno, sino en dos casos.

Caso 1: superficie magnética

Este es el más sencillo de ambos casos. Basta con hacer dos cortes discretos en la base de la caja e introducir dos aros magnéticos de neodimio a cada lado. Para este proyecto, elegimos imanes del tipo R-27-16-05-N.
A continuación, ya se puede fijar cómodamente la caja a una superficie metálica (p. ej., una nevera). Los 11 kg de fuerza de sujeción garantizan una sujeción segura.
He aquí un consejo: cuando la caja se vacíe, es muy recomendable sacar primero uno de los imanes de la caja y, a continuación, despegar la caja de la superficie. Si no se hace así, los dos aros magnéticos se quedarán adheridos y será casi imposible volver a separarlos...

Caso: 2: superficie no magnética

Nuestra segunda misión fue poner la caja de pañuelos en vertical sobre un mueble de madera. Lo especial aquí era que, a pesar de poner la caja, no queríamos cambiar la disposición de las botellitas que ya había. ¿Misión imposible? Para nada, ¡con imanes Supermagnete!
Para solucionarlo, pusimos dos barras metálicas sobre el mueble. La caja se adhiere mediante los imanes la barra metálica, lo que evita que se caiga. Dos potentes discos magnéticos estabilizan la posición de las barras.
Para esta solución se requieren:
  • 2 barras metálicas
  • 1 correa firme (p. ej., de una mochila)
  • Una grapadora fuerte
  • 2 aros magnéticos del tipo R-27-16-05-N
  • 2 discos magnéticos del tipo S-20-10-N
Pusimos ambas barras metálicas a una distancia de 14 cm sobre el mueble. Si la distancia es inferior, los discos magnéticos usados pueden adherirse entre sí, en vez de a las barras. A continuación, fijamos la correa con la grapadora al mueble. Las grapas deben estar a suficiente distancia de las barras metálica, ya que, de lo contrario, la caja no se desliza por las barras.
Después, introdujimos los aros magnéticos en la caja por el lado por el que se han de adherir a los rieles. Los pañuelos suelen estar muy comprimidos dentro de la caja, por lo que hay tener cuidado para que no se vaya todo al garete.
Yo recomiendo meter primero en la caja solo un aro magnético, adherir la caja a una barra y, ya después, introducir el segundo imán en la caja de pañuelos. Así se evita que los aros se adhieran entre sí en la caja.
Ahora solo quedaba estabilizar el conjunto: nosotros adherimos dos discos magnéticos grandes sobre la correa, de manera que las barras no se puedan desplazar (véase foto).
Si queremos girar la caja a izquierda o derecha, quitamos un disco magnético, desplazamos las barras de la manera correspondiente y volvemos a colocar los discos magnéticos sobre la correa.
Detrás de los discos magnéticos, se pueden volver a ordenar sin ningún problema los otros accesorios del baño.

Nota del equipo de supermagnete:
La segunda variante del soporte para pañuelos cosméticos se pueden simplificar un poco. Para ello, puede servir de ayuda usar barras metálicas adhesivas o barras metálicas para atornillar. Estas barras se pueden fijar muy fácilmente a la pared. Así se consigue más espacio y todo queda más ordenado. De fuente de inspiración le servirán, p. ej., los proyectos «Organizador cosmético suspendido» y «Armario del baño ordenado».