¡Salvemos las brochas de afeitar!

Un método económico para colgar una brocha de afeitar sin que se estropeen las cerdas
Autor: Christian Bondesson, Teckomatorp, Suecia
En línea desde: 19.05.2009, n.º de visitas: 170029
Yo soy de los que les gusta afeitarse con cuchilla: en mi opinión, la sensación tras el afeitado es mejor, es más ecológico y económico. Lo único que no es económico es el soporte especial para la brocha de afeitar. Éste resulta necesario para que las cerdas no se peguen cuando dejamos la brocha tirada por ahí todavía mojada.
Aquí os mostraré un método mucho más sencillo y económico: he pegado un disco magnético en la parte superior de la brocha de afeitar.
Tengo un espejo especial (bueno, no tan especial... es de IKEA) con una barra de hierro en la parte inferior. Ahí puedo colgar ahora la brocha boca abajo tras el afeitado.
En esta posición, los restos de espuma y los pelos caen directamente al lavabo, y tan sólo hace falta echar un poco de agua para eliminarlos por completo. En otro tipo de soportes, los restos caen en los bordes del lavabo, lo que da un aspecto de suciedad y requiere una limpieza innecesaria.

Por supuesto, esta aplicación funciona también en armarios con espejo sin soporte de hierro. En este caso, se puede fijar un segundo imán o un objeto metálico en la parte inferior del armario y adherir ahí el imán.