Escultura de gomaespuma

Un regalo del tío molón Claus
Autor: Claus Hasling Pedersen, Kopenhagen, Dinamarca, [email protected]
En línea desde: 09.09.2011, n.º de visitas: 87337
Este juguete tan particular (véase vídeo) fue un regalo que le hice a mi sobrino Alex.
Con mucho gusto les presento las estrellas del vídeo: Los que montan la estructura somos mi hermano Frank y yo. Los dos monstruitos que al final la vuelven a destrozar son Alex y su prima Jasmin. Y los que supervisan atentamente el proyecto son Aja (arquitecta jefa) y Christian (ingeniero).

Material necesario:

  • Gomaespuma de 10 mm de grosor (de una colchoneta vieja)
  • 240 esferas magnéticas del tipo K-08-C
  • Cinta adhesiva extrafuerte
  • Fieltro de diferentes colores
  • Gran cantidad de hilo para máquina de coser

Motivación:

Estos son los motivos por los que me decanté por una solución con imanes:
  • Estética: Otras uniones hubiesen comprometido la geometría o la superficie lisa de la estructura. Los juguetes de este tamaño suelen formar parte del mobiliario de un hogar, así que no está de más que sean de buen gusto para que también les gusten a los padres.
  • Flexibilidad: Las esquinas de todos los polígonos encajan entre sí y la estructura se puede ampliar tanto como se desee.
  • Fuerza: Gracias a la fuerza de los imanes se pueden construir estructuras estables y de gran tamaño en muy poco tiempo.
  • Sencillez: Es muy fácil de montar y no requiere tener una buena motricidad fina: si los dos payasos del vídeo lo consiguen, lo puede montar cualquiera.
  • Cero desgaste: Los imanes que se han integrado están tan bien protegidos que pueden adherirse unos a otros infinitas veces sin estropearse.

Fabricación:

Primero, recorté los distintos polígonos de gomaespuma. Elegí este material porque es resistente, flexible y ligero. Después, pegué las esferas magnéticas en cada una de las esquinas de los polígonos con cinta adhesiva gruesa. A continuación, envolví la gomaespuma con fieltro suave y lo cerré bien por todos los lados con la máquina de coser. Para mí era fundamental que los niños no pudiesen acceder a los imanes bajo ningún concepto. Así, si en algún momento se rompe el fieltro, los imanes seguirán estando cubiertos con cinta adhesiva extrafuerte.

Funcionamiento:

Cuando dos imanes se acercan, adoptan automáticamente la dirección correcta debajo de la cinta adhesiva y se atraen. Si los imanes estuviesen completamente fijos, los polígonos no se podrían juntar de múltiples maneras. Por ello, lo más difícil fue fijar los imanes de forma segura con la cinta adhesiva, pero dejándoles suficiente espacio para girarse en todas las direcciones. Además, tenía que colocarlos lo más hacia dentro posible en la esquina para que quedara la menor distancia posible al próximo imán.
En las siguientes imágenes se pueden ver algunas de las combinaciones posibles de este juguete.
¿Y resultó muy caro? Pues sí. Hicieron falta muchas esferas magnéticas y muchos intentos hasta que se pudo montar la escultura. Pero si alguna vez los niños (y sus tíos) se cansan del juguete, los polígonos se pueden abrir de nuevo y utilizar las esferas magnéticas para otra cosa.
Nota del equipo de supermagnete: Normalmente no publicamos proyectos de clientes en los que participan niños pequeños. En este caso hemos hecho una excepción, porque los imanes están cubiertos completamente y, por ende, bien protegidos. No obstante, los imanes no son juguetes. Si se ingieren, pueden tener consecuencias mortales para los niños. Por este motivo, tenga en cuenta nuestras advertencias.