+++ Situación actual (Covid-19): nuestro almacén está lleno y los pedidos son tramitados sin demoras. Más información +++

  • Más de 225 000 pedidos al año
  • Atención al cliente en 4 idiomas

Agua diamagnética

Desplazamiento de agua por diamagnetismo, ¿acaso Moisés ya lo sabía?
Autor: Thomas S., Eppertshausen, Alemania
En línea desde: 03.01.2008, n.º de visitas: 63608
En este vídeo quiero demostrar el efecto del diamagnetismo. El diagmagnetismo es la propiedad que tiene un material de crear un campo magnético interior opuesto al campo magnético exterior. Toda sustancia posee esta propiedad. Sin embargo, solo se puede observar en aquellos materiales en los que el diamagnetismo no queda encubierto por el paramagnetismo (intensificación del campo exterior por procesos internos) o por el ferromagnetismo. Comparado con otro tipo de magnetismos, el diamagnetismo es muy débil.
Algunos ejemplos de sustancias particularmente diamagnéticas son: el cobre, el bismuto, el oro y la plata (fuente: Stöcker, Taschenbuch der Physik, 5. korrigierte Auflage 2004 [Stöcker, Libro de bolsillo de Física, 5.a edición corregida, 2004]).
El material más diamagnético es el bismuto (fuente: Wikipedia. Aquí también podrá encontrar otros vídeos interesantes, también con imanes de neodimio).
En mi vídeo se pueden ver cuatro imanes superpuestos Q-20-20-10-N. Para poder sujetar mejor esta estructura, se colocó una pequeña pieza de metal entre el segundo y el tercer imán (en este caso, un cuchillo de hierro).
Después, los imanes se sostuvieron sobre un cuenco de cristal que estaba lleno de agua hasta el borde. La distancia entre la superficie del agua y la parte inferior de los imanes es aproximadamente de 1 a 2 mm. La cámara se colocó delante del cuenco de cristal con un ángulo de visión ligeramente inclinado hacia arriba, de manera que la superficie del agua se pudiese ver desde abajo. Dado que con este ángulo tan plano había una reflexión total, se puede excluir la posibilidad de que el efecto observado sea únicamente un reflejo de la parte inferior de los imanes.
Sobre la mesa, detrás del cuenco de cristal, había una hoja de papel blanca (no se ve directamente, únicamente en los reflejos del agua). Detrás del cuenco había un fondo verde oscuro, directamente detrás del papel (la luz se refleja en este).
Cuando el campo magnético se acerca a la superficie del agua, se origina una pequeña concavidad en el agua. Esta concavidad solo se ve de forma indirecta: dado que la superficie lisa del agua refleja el fondo verde, pero el leve abombamiento, el papel blanco, se puede ver claramente que la superficie del agua se deforma.
Para demostrar que este efecto no se debe al contacto de los imanes con el agua, se tocó la superficie del agua intencionadamente con los imanes. Enseguida se puede ver la parte inferior del imán situado más abajo.
El movimiento de los imanes sobre el agua muestra que el efecto solo depende de la posición de los imanes.
Otros experimentos posteriores demostraron que este efecto del desplazamiento del agua es más fuerte en campos magnéticos no homogéneos que en los homogéneos, como es el caso aquí. Este efecto se pudo aumentar utilizando imanes más potentes. Un campo no homogéneo también potenciaría aún más el efecto.
Llegados a este punto, me gustaría descartar explícitamente la idea de que Moisés abriera las aguas de esta forma en el mar Rojo. Un campo magnético lo suficiente fuerte para ello probablemente solo se genere en las estrellas (de neutrones).